De ti

No la altura sino esta mesura
Donde la proporción es divina
Y hallo justicia en tu mirar
Sin que pierda compostura,
Lejos a cada tiempo
El quedar sin prisas
Esa ternura
Que me abraza
Al pensarte

Esta flor

Quieta la flor nace en la cumbre esperando que venga a ella su caminante alpino. No roza la velocidad, sino que es puro estar, no contempla, es, no desea, embellece, no sufre, crece.

Blanca

Blanca es la luz y dulce la esperanza, temprano corro y los sueños son de plata labrada, cae la nieve blanca por mi ventana, es la luz sin mancha del corazón traicionado, mi huerto es un naranjal espesante, le crió cuervos al mandril y a la cucaña, mil veces mi luz resplandece cerca de tu cristal y no ves que mi tiempo es de un dólar la onza, y luego pasa

Mandala

Un millón de caras giran y tornasolean un mandala de glorias y brillantes, engranaje de bendición, si tu libertad es tu ira o tu amor, ven a Sevilla y luego nos iremos a Málaga vía Antequera, nos pararemos en los chiringuitos a comer pescaíto frito y tomaremos cerveza rubia, nos miraremos francos y nuestras risas elevarán un tono mayor, los mandalas giran sobre sí mismos y giran alrededor los unos de los otros, y giran todos a una en perímetros imposibles, ensanche de mi consciencia y tu pulcra perdición, si eres oscura sombra, yo blanco candor

Pampa

Tierra de fuego en mis adentros, y el infinito cielo fuera, paralelo, pampa nevada de donde arde la nieve y quema el hielo, humos de columnas como fieros ojos que miran al confin del desierto, ni sé de piedras ni de hermanamientos, mi grúa es la porfía de la noche en mi tormento

Pánfilo

Si parezco pánfilo y lelo
Por componer poemas
Y amarte sin freno
No dejo mi libertad
Ni caigo en la necesidad,
Mi espíritu rebelde es puro,
Único y manda como capitán,
Y mi luz es diamante
Que rompe el cristal,
Si no gustas de mi barco,
Cómprate un alacrán,
Será como volar sin catamarán
Por los labios del volcán

Con Kali

Kali, divina esposa terrible y bella de Shiva protector, auspiciaba la nueva luna de ojos omniscientes, su manto azul cubría medio cielo y revuelos de azafrán caían sobre el mar como espumas de leche, su perfume era una constante, su voz resonaba por sobre el corazón del deseo, su presencia era aterradora y mi anhelo no se resistía

Con Shiva

Medito frente a Shiva meditando, me cubro de la ceniza sagrada del fuego primero y oro, en el silencio de la eternidad, cautivo del amor, devoto de la vida y de la muerte, frente a Shiva que me mira mirarlo

Caída

Desbarrancada de los sueños
Un hilo de tu cabeza corta
El tiempo y miras al reverso
Es un aumento mi sombra
Sobre el espejo la curva
De estas palabras y se hincha
Tanto el globo que reviento
Es un marzo revuelto
Que adorna el misterio del regreso
De la lisonja y el desprecio
No comas el veneno
Si dulce
Pétreo