Negro dolor

Qué negro dolor se eleva de las entrañas de la tierra y va subiendo por el aire como un grito de espanto, qué alarido es este, que ni oigo el retumbar de mi pulso de mi corazon, la ceniza cubre la sangre, y la hiel horada de muerte la guadaña.

La guerra del virus

Cuando la guerra del mundo contra el virus,
Y el silencio de las sirenas en el mar profundo,
Y el viento que se tragaba la saliva de nuestros miedos,
Y la nada crecida era el espanto del poder,
Y los pasos surgían en el sueño y desvanecían,
Y la mano tendida era un acto cruel,
Y los vapores de la tierra subían entre las ramas y los rascacielos,
Y las luces blancas contaban la eternidad de lo que fue antes y después,
Y era el tiempo siempre del anochecer,
Cuando morían las libélulas bajando por el arco iris,
Moradas y rosas mis flores, mis poderes, mis anales,
Mi hogar, mi patria, mi sangre

Este día a día

Izaste la bandera negra de la desesperanza?
Levanta tu mirada y dime,
Es acaso la muerte la que te detuvo
Cuando largaste amarras?
Y fuiste y llegaste hasta aqui, donde brilla la vida
En todo su esplendor,
Y viviste libre y en armonia,
Y criaste a quien hoy te da este amor
Tan profundo y lejano,
Dime, de dónde te vino
Este espíritu que te alienta?
Y qué son las malas noches, despues del combate,
La lucha que te enfrentó
Y ganaste pues eres la pura vida sin mácula?
Dime y no dudes,
Resplandece y alejate por siempre, allá,
Hacia tu destino del horizonte cósmico,
En el que aun late tu recuerdo

Una rosa clara

No iguala la luz su porfía,
Que si bien derrame es su abundancia,
Y labor ardua e infinita su anhelo,
Y que no hay más espacio en su cielo,
La gloria te llamo y me quedo, contemplo gracia,
Perfeccion y sueño.
Amor de un instante, suntuoso, pleno, deseo.