Tiempos

Han cumplido las tres de la tarde
Y no viene el rescatador,
Me puse negro, mirando al pozo
De los cafetales sin nombre,
Tan despiertos que da miedo,
Y mira esta brújula carmesí
Es carne y no un caballo,
Perreando de todos los aguaceros
Ojos saltantes que buscan afanosos
Demiurgos en los escondrijos,
O las ondas o los círculos redondeados
Que me miran y ya es casi la noche

A %d blogueros les gusta esto: