Despedida

Veni de paso, pelegrino
Que no fue, de la noche
Guía escrutador de estrellas,
Senderos por el cielo negro-azul
Que muestran el reflejo celeste,
Anduve sin cortapisas, trastocado
Y pensativo, relegando la justicia
Al término de la verdad, quise
Decir y dar y enseñar, mas lagunas
En el viento interpusieron aullidos
Que no dejaron soplar, brillo del callado
Silencio, fueron y luego la paz,
Que las sombras tintinean sueltas
Al calor y frío del compás,
Hálleme listo para la partida,
Según visita de la negra parca,
Mi despojo me invita a salir
Puro y con decoro, rellano calmo
Del mundo por donde ya no más,
Y si supe y pude, aquí estoy,
Quieto como un mulo,
Sobrio, loco, moribundo.

A %d blogueros les gusta esto: