Ventura

He mordido la manzana y
He leído el libro y aun así
Mi alma venturera se cristaliza
En ascención de tu luz, de tu pura
Gracia a la que sucumbo
Mirando como amo
Ese fervor, plenitud encendida,
La magestuosa obra que de ti nace,
Que tus pies embellecen,
Cal y garras, turrón y oro,
Y como divino ángel aflora
De mi cabeza su corona,
Diamantes bebidos, licor dulce
De facetas, pulcro, sin áurea,
Sin perjuro, matutino celo
Suave a la vida,
Del valle nevado bendito
Fuíme al negruzco averno
Del destino mío y conseguí vuelo
Y campeona victoria sobre
El desatino, cálida caricia de la lucha
Sobre la arena del circo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: