Al anochecer

El hilo del ojo es un pensamiento
Salvaje, caballo de relámpago
Que de la oscuridad de la tormenta
Salva a galope el ruido y la furia,
Mientras duerme el alma en la cintura,
Mientras se agolpan quehaceres
Sin sentido que no dan y el mundo,
Loco y siniestro encuadra esta desventura,
Lloramos y quedamos, lejos del aquí
Que nos aflije, flojo dibujo del espectro,
Ecuánimes desbandadas perdurables,
Mientras, el tiempo se mastica, chicle
Que se dilata o se achica, la acción
Es rápida cuando la hora lenta
Y mientras, nos consumimos en extraños
Circunloquios de anodinas palabras,
Y mientras que no hacemos nada, el mundo
Es pequeño y los segundos eternos y
Vacíos como copas de nata, cal de labios
Sin besar, y mientras, nos requerimos,
Andamos sobre nuestras huellas, infortunios,
Desmembramientos, sin queja, al son
De la moneda
Rulando al aire,
Vespertino

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: