Negro corazón

Negro es el músculo de la noche, cuando los inmundos vuelan bajo y la calavera del diluvio se asombra de tanta perspicacia, ante la piedra de la blanca muerte, me desvanezco iracundo, su guadaña me abre la puerta de los demiurgos, a donde nunca ríe ningún espíritu, y ese peso que levanto tan a disgusto, ese lastre que me domina a mi pesar, ese todo el dolor del mundo, esta farsa que me burla sin miedo, toro del asta tahurda, el mezquino nombre de la sombra, la tumba que espera taciturna, la alfombra sin final, mi pura putrefacción de ridículo.

A %d blogueros les gusta esto: