Libélulas

Brilla azul una luz lejana, y es tu frente posada junto a mí, encendida llama viva que me late y pulsa hacia la aurora de la mañana, mientras tanto aguardo quieto a la ventana, que llegues al fin a mí, que me morí con tantas ganas, que apenas un soplo perdí

A %d blogueros les gusta esto: