Ensoñación

Se veían piedras de minaretes y murallas de arena y columnas de fuego, mi piel azul del desierto, bereber de milenios, estuco y palma, esparto de mis pasos, rocas encendidas y pozos al canto, mi ojo bailarín, libre, se divertía con su vuelo, su canto, su danza sufí a la caída de la tarde, derviche fuí por mis pecados, por mis santos, mi alegría, mi mano, flota un aire cálido, pasas y dátiles sobre mi vientre, miel y leche en la comisura de mi labio.

A %d blogueros les gusta esto: