Con Kali

Kali, divina esposa terrible y bella de Shiva protector, auspiciaba la nueva luna de ojos omniscientes, su manto azul cubría medio cielo y revuelos de azafrán caían sobre el mar como espumas de leche, su perfume era una constante, su voz resonaba por sobre el corazón del deseo, su presencia era aterradora y mi anhelo no se resistía

A %d blogueros les gusta esto: