Remembranza

Mi amada las montañas, los valles nemerosos, el río silencioso do mana la calma, las aves que te cubren del manto que te engalana, ósculos de tu boca sobre mi piel en llamas, y ese yacer sobre las puras ascuas de la nada, mi amada, esas tus sonrisas con las que partes el aire, esas tus caricias que me abren como espadas, mi amada, bosques y sombras y luego el vuelo sobre la cumbre do nacen romeros, jazmines, mejorana, mi amada leche y miel sobre tu mejilla de canela y plata.

A %d blogueros les gusta esto: