Cavé en mi ojo un fin,
Y le enterré uno de tus pétalos,
Y el estuche del tiempo,
El cobro encuadernado
De horas muertas, de vivas luces.
Bregué extenuado y te quise dar
Este silencio aparte, mas
Supo la fina capa sin raíces
No quitar la negra tinta,
Sí vibrar hasta que la pura vida
Se hiciera de amarte.

A %d blogueros les gusta esto: